Vacaciones con niños

Posted By : planetaorbis/ 647 0

Cuando eres una viajera empedernida y decides ser madre por primera vez, una de las frases que más suelen repetirte es, “ya, se acabaron los viajes”, bueno esa y esta otra que todavía me parece peor, “para los niños no es bueno viajar en avión”. Así que he decidido darle respuestas a todas esas personas que piensan así y creen que no es posible seguir disfrutando de unas buenas vacaciones con niños. 

A una de esas frases ya contesté en este artículo que os dejé hace unos días, y ahora hago lo propio con la otra, proponiendo 07 de los mejores destinos para viajar con niños, basados en la experiencia de familias viajeras, que han decidido seguir disfrutando con sus de su mayor pasión, que no es otra que viajar. 

7 destinos perfectos para viajar con niños

1. Portugal

Nuestra vecina Portugal, esa a la que a veces no echamos tanta cuenta por tenerla más cerca. Y lo cierto es que, cuando se tiene un bebé, se convierte en un destino perfecto. 

Si lo que queremos es cruzar frontera, pero no ir demasiado lejos, apunta este destino en tu lista. Un país completamente adaptado para los más pequeños, que te permitirá hacer un gran viaje con ellos. 

Perfecto para un primer roadtrip de norte a sur y descubrir lo mejor de nuestro país vecino.  

 

2. Copenhague 

Los países nórdicos en general están muy bien preparaos para viajar con niños y Copenhague, la ciudad más feliz del mundo, quizás sea la más adecuada de todas.

Los niños están totalmente integrados en la vida social con los mayores, lo que hace que tanto el transporte público como los espacios estén pensados para las familias. Gracias también a la conciliación familiar de la que gozan, Copenhague está llena de bebés y niños.

Un destino child-friendly con un montón de propuestas con la que disfrutar tanto niños como mayores.

 

3. Japón

Japón es un país único. Nos dejó fascinados la exquisita educación de la gente y su honradez. Su amabilidad sobrepasa todos los límites que te puedas imaginar y se comportan con un civismo, que nunca jamás vimos en ningún otro lado. 

Además, tienen una gastronomía deliciosa y mil sitios que ver y los que poder disfrutar en familia. 

Una ciudad modelo, perfectamente adaptada para viajar con niños.

 

4. Tailandia

Un destino que a priori puede parecer difícil de llevar, pero que acabará conquistando a todos. Un país seguro y muy preparado para el turismo, que os permitirá vivir una experiencia a través de su fascinante cultura y gastronomía.

Después de la locura de Bangkok y recorrer todos sus templos, vuestra siguiente parada será visitar las maravillas del norte, para terminar disfrutando de las increíbles playas de las que todo el mundo habla.

Tailandia, un lugar donde vivir una gran experiencia a través de los sentidos.

 

5. Escocia

Cualquier viaje a Escocia pasa por su capital, Edimburgo. Un país de leyendas y castillos muy recomendable para viajar con niños. Aquí tienen muy en cuenta a las familias, así que en casi todas las atracciones encontraréis opciones para los niños y ticket familiar.

Sí sois amantes de la naturaleza salvaje y la historía, sin lugar a dudas, este es vuestro destino.

 

6. Selva Negra

Uno de los destinos más recomendables para un primer viaje con niños. Un roadtrip relajado, que te permite diseñar un itinerario pensando en la diversión de los más pequeños, gracias a su gran oferta de entretenimiento.

Sus alojamientos están totalmente preparados para recibir a familias con bebés, y en cuanto a la comida tampoco habrá de qué preocuparse, ya que prácticamente todos los restaurantes disponen de menú infantil.

Un camino lleno de paisajes de postal y pueblos de cuentos que hará las delicias de toda la familia.

 

7. Miami

Después de comprobar que tenéis los pasaportes en regla y haber tramitado la visa turista en la web oficial, otra de las cosas más importante para este viaje será el seguro, ya es conocido por todos el alto coste de este servicio en los EEUU.

Miami es el destino perfecto para toda la familia. Además de disfrutar de su animado ambiente a cualquier hora del día, su arquitectura y sus inmensas playas y parques naturales, podréis hacer excursiones y descubrir los famosos Cayos de Florida y acercaros hasta los parques de atracciones Walt Disney World.

Como verás, en Miami no hay lugar para el aburrimiento.

Por último, recordarte lo importante que es estar protegido cuando se viaja al extranjero, y más cuando lo hacemos con niños. No te olvides de contratar un seguro de viaje que os asegure estar cubiertos en caso de algún incidente. Como siempre te recomiendo el que para nosotros es el mejor seguro de viaje, también en este caso, IATI FAMILIAR, con una póliza superior a la media, que contramatándola desde aquí, te ahorras un 5%. 

¿Por qué viajar es bueno para tus hijos?

Posted By : planetaorbis/ 672 0

¿Cómo afecta a un niño viajar?

Siempre he pensado que la mejor herencia que se le puede dejar a un hijo es, la experiencia de viajar. Y al igual que para los adultos, los beneficios de viajar para los niños son innumerables. 

Es uno de los mayores placeres del mundo, conoces nuevas culturas, tu mente se abre a nuevas formas de ver y vivir la vida, aprendes idiomas e incluso te vuelve más tolerante y comienzas a interpretar a las personas de manera diferente. 

Viajar aporta muchísimos beneficios a los niños, quizás muchos mas de los que puedas imaginar, entre ellos, está el aprendizaje de valores familiares que difícilmente van a olvidar. Es un desarrollo constante social y emocional, que les genera una serie de herramientas con las que afrontar la vida con una actitud diferente.  

Para la mayoría de nosotros, el hecho de viajar nos proporciona unos efectos en común muy positivos, físicos y psicológicos; nos permite desconectar de la rutina y el estrés de nuestra vida diaria librándonos de la ansiedad, aumenta la capacidad para resolver problemas, nos ofrece nuevas capacidades comunicativas y sobre todo, nos hace más felices. 

10 beneficios de viajar para los niños 

  1. Les genera una nueva actitud ante la vida y ante las demás personas. Adquieren un pensamiento más racional, lo que les proporciona habilidades emocionales y sociales. 
  2. Viven buenos momentos en familia, lo que les ayuda a fortalecer su autoestima. Además, se integran mejor y aumentan su capacidad de observación, lo que les vuelve mas reflexivos. 
  3. Salen de su zona de confort. De esta manera, pierden el miedo a lo desconocido, fomentando así, su capacidad de adaptación. 
  4. Adquieren nuevos conocimientos. Notarán un cambio positivo al ir incorporando nuevos aprendizajes. Desde preparar la maleta a subir a un avión, potenciarán su curiosidad y serán ellos mismos los que quieran descubrir nuevos lugares. 
  5. Aprenden de una manera más divertida, lo que hará que no lo olviden nunca. Geografía, idiomas, historia, gastronomía…
  6. Aumenta su paciencia y flexibilidad. Empiezan a sentirse cómodos en cualquier parte y muestran más facilidad para adaptarse a nuevos espacios y circunstancias. 
  7. Se refuerzan los lazos familiares. Después de un viaje la familia se empezará a mostrar más unida y reforzada. 
  8. Viajar les enseña a vivir de manera más independiente, aumentando su autonomía y maduración. Aprenden a desenvolverse y a ser más realistas, valorando mucho más lo que tienen. 
  9. Potencia sus emociones positivas, aumentando su ilusión. Incluso antes del viaje en sí, cuando empiezan a sentir ese gusanillo de nervios ante las nuevas experiencias que van a vivir.
  10. Los vuelve más felices. Refuerzan sus fortalezas psicológicas, una de las claves para poder realizarnos y ser feliz.

Si tú también quieres vivir la experiencia de viajar en familia, haz clic aquí y juntos organizaremos el mejor plan para todos.

Viajar con un bebé en avión

Posted By : planetaorbis/ 593 0

CONSEJOS PARA VIAJAR CON UN BEBÉ EN AVION

Viajar con un bebé en avión, no es tarea fácil, incluso se puede convertir en una mala experiencia sino nos organizamos bien. En principio los bebés no necesitan muchas cosas ya que para ellos lo principal es estar con sus padres pero, hacer un viaje en avión siempre es algo impredecible, así que más vale prevenir todo lo posible e ir bien preparados.

Dicho esto, viajar con niños es algo maravilloso de lo que no tenemos por qué renunciar, así que, he recopilado los mejores consejos para que viajar con un bebé en avión, y que la travesía hasta nuestro destino resulte una grata experiencia para todos. 

1. Documentación preparada

La documentación es algo básico que tenemos que llevar bien preparado para que a la hora de subir al avión no nos pongan ninguna pega. No nos bastará con decir que somos sus padres, ellos también tienen que ir documentados al igual que nosotros. 

¿Qué documentos necesita un bebé para viajar?

  • DNI, Pasaporte y libro de familia. 
  • En el caso de que no viajen acompañados de cualquiera de sus representantes legales (progenitores o tutor/es), necesitarán una autorización para viaje de menores al extranjero.
  • En el caso de los menores extranjeros que residan en España, sus representantes legales o sus padres, en virtud de lo que disponga su respectiva normativa nacional, deberán acudir a sus autoridades consulares para cumplimentar la documentación que proceda conforme a su legislación nacional.
  • Documentación médica y cartilla de vacunación.

2. Comprar el billete de avión

En la mayoría de aerolíneas se consideran bebés hasta los dos años de edad. Por lo que no tendrás que pagar nada por su vuelo, salvo los impuestos, o, que prefieras que él ocupe un asiento. 

Normalmente se viaja con ellos en el regazo, por lo que te aconsejo que reserves los asientos con tiempo, para poder coger los que están frente a la pared. De esta manera te dejarán un moisés de esos que van a la pared, para que puedas descansar las piernas. La cuna se solicita antes del vuelo, si te la asignan, ya te aseguras esos asientos. 

Pero si el bebé ya sobrepasa los 10 kilos, quizás, no sean esos asientos los mejores, ya que a veces los reposabrazos de esos asientos no se levantan, por lo que tendrás que ir en todo momento con el niño en tu regazo. Si coges otros asientos, haz la reserva en cuanto puedas, selecciona los dos asientos de los bordes, el de ventanilla y el de pasillo, casi nunca nadie que viaja solo quiere ir en medio. Y sí ve que viaja un niño, menos todavía. Seguramente pedirá cambiarse si el avión no va lleno del todo. 

En el caso de que no dispongan de moisés o no puedas acceder a esos asientos, échale un vistazo a este asiento de avión infantil que se fija al asiento delantero y al tuyo. No ocupa nada de espacio, y luego te sirve también como ajuste para ponerlo en una silla.

Si el vuelo es de muchas horas, siempre será mejor coger un vuelo nocturno, siempre y cuando el trayecto te lo permita claro. Y más si el niño no tiene problemas para conciliar el sueño.

Aunque por otro lado, los vuelos que salen por la mañana tienen menos probabilidad de que se retrasen, y así evitas largas esperas en el aeropuerto.

Por lo que, intenta ajustar el horario dentro de la medida posible, teniendo en cuenta todo lo que te comento.

3. Maleta para viajar 

En principio las medidas y el peso para la maleta de los niños, es la misma que para un adulto. 

Lo que sí te aconsejo, es que cuanto más ligero viajes mejor, lo agradecerás. 

Échale un vistazo a la mejor maleta para viajar con niños. 

4. Ser precavidos

Dure lo que dure el vuelo, tendrás que llevar lo básico. Preparar pañales suficientes para para el trayecto, y en el caso de que hayan aprendido a hacer pipí, llevarlos al baño antes de que el avión despegue. Toallitas, biberones y agua. Si no sigue la lactancia materna, tendrás que lleva la leche de fórmula medida para las horas de vuelo.

Preparar mudas suficientes en función de las horas de vuelo. Intenta llevar bolsas de tela dónde meterlas. Las típicas que traen los zapatos y los bolsos, por ejemplo, o estas otras bolsas de compresión que están bastante bien y además son transparentes y se ve lo que hay en el interior, algo que nos facilitará la tarea a la hora de sacar una bolsa u otra, por no hablar del espacio que nos van a ahorrar.

5. Antes de subir al avión

No cambies nunca al bebé en la bandeja del asiento. Algún pasajero puede sentirse molesto ante esta situación, además que es ahí donde luego vamos a poner la comida.

Cambia al bebé de pañal, será más cómodo que dentro. Si ya anda, intenta que no duerma justo las horas previas de volar, así podrá descansar más durante el vuelo. Intenta cansarlo en la medida de lo posible, pero tampoco en exceso, ya que también puede jugar en nuestra contra. 

6. Durante el vuelo

Para evitar que le puedan doler los oídos, será bueno que tomen el pecho, biberón o les ponga el chupete. La cosa es que vayan succionando.

Prepararles un kit de entretenimiento, libro de actividades y para colorear, colores y lápices, libreta, moldes con plastilina, un cuento, su juguete preferido, rompecabezas, pegatinas y juguetes para hacer figuras. Preparar cosas nuevas para así sorprenderlos.

También es importante llevarles algo que reconozcan su olor y les resulte familiar.

7. Conocer bien a tu bebé

Aunque parezca obvio, a veces al montarnos en un avión, es como si fuésemos a llevar a un niños distinto al nuestro. 

Si no hay nada que lo cambie, por lo normal tendrá el mismo comportamiento que cuando esta en casa. Horarios, gustos, rutinas, por lo que estará bien no olvidarse de ellos y planificarse también en base a todo eso. 

Ten en cuenta que come, que le gusta y que lo distrae. También cuáles son sus horas de sueño normalmente. 

8. Comida entretenimiento

Si el vuelo va a ser largo, también podemos prepararles algún snack saludable para cuando les pique el gusanillo. Una alimentación sana durante un vuelo es algo complemente primordial, ya el que azúcar además de ser inflamatorio, se puede convertir en un estimulante que los ponga nerviosos. 

Una caja de plástico con compartimentos como ésta, puede ser una buena idea. 

9. Llevar toda la “tecnología” y documentación en un mismo lugar

Esto te ahorrará tiempo y te hará la vida más fácil. Ya es algo aparatoso tener que ir soltando cosas en la bandeja, como para encima tener que buscarla. Intenta llevar solo la tecnología que vayas a necesitar y ponerlo todo en un mismo sitio.

Y la documentación que lleves en papel (yo todo lo que puedo llevar en el móvil lo llevo ahí) ponerlo en un porta-documentos. 

10. Cascos/auriculares para los niños

Llevarles sus propios auriculares, por si los del avión les resultan incomodos. 

11. Vístelos a capas

En un avión se suele pasar por todas las estaciones, así que ya sabes, si vas a viajar con un bebé en avión, prepáralos tanto para el frío como para la calor. Este también es un buen consejo para adultos.

12. Prepararlos para el acontecimiento

A partir de los seis meses será bueno hacerlo. Aunque creamos que no nos entienden, saben perfectamente lo que les estamos diciendo. Podemos ir contándole cosas como, que haremos y que vamos a ver, por ejemplo. Esto alimentará su imaginación y su ilusión por ver ese sitio nuevo al que vamos a ir. 

13. Vuelos largos

Cuando el vuelo va a durar mas de 9 ó 10 horas, será buena idea hacer escala en algún destino intermedio. De esta forma descansaréis y tendréis la oportunidad de conocer esa ciudad. Y si ya habéis estado antes, aprovechar para volver a los sitios que mas os haya gustado o a ese restaurante que tan buen sabor de boca os dejó. 

14. Botiquín

  • Analgésicos por el el despegue o el aterrizaje les hace daño en los oídos, ya os comentaba más arriba como evitarlo, pero por si el malestar es mayor, mejor ir preparados. 
  • Hidratante para la piel del bebé, ya que el aire acondicionado de los aviones suele resecar bastante. Un bote pequeñito con el que poder hidratarles la carita.
  • Tampoco estará de más si echamos un suero fisiológico en monodosis para nariz y ojos.
  • Crema para el pañal.

15. Contar con los imprevistos

Por último, tenemos que tener claro que, por muy bien planificado que llevemos todo, algo nos puede fallar y más a la hora de viajar con un bebé en avión. Lo mejor en ese caso será no ponerse nervioso, porque de lo contrario lo que haremos será frustrarnos aún mas y transmitirles a ellos nuestro nerviosismo. 

Intentar buscar la solución. Y si se nos ha olvidado algo, podremos comprarlo en el aeropuerto o el destino, así que tranquilidad.

Y sobre todo, paciencia, mucha paciencia. Son niños y tendremos que ir entreteniéndolos durante todas esas horas, así que mejor será ir lo más relajados posible.